Da miedo...
desconocer si la decisión que tomaste será la correcta.

Aceptar a lo que renuncias,
arrepentirte a medio camino,
caer en zona de confort,
cambiar de opinión,
neutralizar el corazón,
no tener paciencia,
olvidar la razón inicial que te orilló a ella,
perder el tiempo,
qué dirán los otros,
que dirá tu yo del futuro,
reconocer todo lo que no contemplaste,
seguir en el mismo lugar que hace un año,
tomar la salida más fácil.

Que te dé pavor...
no tener opciones,
perder la capacidad de elección.

Toma la mejor decisión para ti hoy.
Que todo suma y aprenderás.
Que decidiste por ti.
Confía.