El 3 y 4 Octubre, asistí a Expo Compositores en la Ciudad de México, una plataforma de información y asesoría integral para el compositor; que busca apoyarlo en el proceso desde que descubre su don de escribir canciones hasta tener una carrera consolidada en la industria de la música.

Estando reunidos en un mismo lugar, compositores nuevos y ya experimentados de México y otros países de Latinoamérica, editoras, Sociedades de Gestión Colectiva, instituciones de gobierno, etc. Todos ellos con una misma misión: empoderar a través del conocimiento.

Una de las actividades que tuvimos fue una masterclass con Erika Ender, coautora de 'Despacito' junto a Luis Fonsi, canción que le ha dado la vuelta al mundo; 'Ataúd' de los Tigres del Norte, coescrita con Mónica Vélez y Manu Moreno; y autora de más éxitos, tales como 'Candela' de Chayanne, 'Cinco Minutos' cantada por Gloria Trevi, 'Te necesito' interpretada por OV7, entre muchas otras.

Al inicio de su conferencia, nos hizo énfasis en lo siguiente:

"Primero, se es un ser humano; después, artista."

Siendo su misión de vida:

Amar y servir.

Sólo que nosotros como compositores, la ejecutamos por medio de la música.

Recalcó la importancia de...

Conectarnos con nuestro niño interior.

Con la finalidad de ver creatividad por todas partes y tener una gran inspiración en todo momento.

"El arte es para compartirse,  no para competirse."

Para ello, hay que observar lo que nos rodea y plasmar en obras de arte cómo percibimos todo ello desde nuestra propia perspectiva.

El poder de hacer el soundtrack de otras vidas

Erika hizo alusión en que al ser compositores, tenemos en nuestras manos, un gran poder y a la vez, una gran responsabilidad, pues convertir emociones a canciones es una herramienta que se tiene que utilizar para hacer el bien, resultando en obras artísticas que se queden para siempre, que dejen huella y sobre todo, que sean constructivas.

Mencionaba que las canciones se hacen con rima, melodía, corazón y mente, y la clave radica en la energía liberada para crear un matrimonio entre la melodía y el mensaje que se busca dar, y así lograr impactar de gran manera.

“Una buena canción siempre será una buena canción.”

Y por ende, las ventas serán una consecuencia.

Así mismo, nos dijo que ninguna canción es mala, ya que la industria de la música es un negocio de gustos y sabores. Así que no había que tomarse personal algún rechazo y que por el contrario, muchas veces el hecho de que la canción cruce obstáculos la va fortaleciendo y haciendo que termine en los oídos correctos.

Coautorías

Actualmente, existe la tendencia de componer canciones con varias personas y sobre esto, Érika nos expuso que para que esto sea posible es necesario que exista un lazo muy grande con la otra persona, cual matrimonio, ya que el producto va a ser como un bebé, del cual se tienen que hacer cargo.

Además, se tiene que dejar el ego atrás al momento de hacer la colaboración porque las misiones ya no eran individuales sino que se conjuntaban en una sola. De esta forma, cada quien aporta lo mejor de cada uno y encuentran nuevas partes dentro de ellos, teniendo como consecuencia, mejores resultados.

Industria de la música

"Se tiene que aprender a nadar entre delfines y tiburones."

Siendo las relaciones públicas, cruciales para el desarrollo de las carreras de todos los profesionales y la comunicación, la base de todo.  

Mejor cierre no pudo haber tenido con la siguiente frase:

“La carrera es tuya.  Nadie va a correrla por ti.”

Todo lo que pase en nuestras vidas dependerá absolutamente de nosotros y de nadie más.

Gracias, Érika, por tus lecciones.
Nos vemos en el campo de batalla.


Aquí te dejo su última producción discográfica ‘Tatuajes’, la cual tiene una nominación como Mejor Álbum Cantautor para los Latin Grammys 2017.