La obra de arte perfecta

Por una canción que compongas,
por un artículo, una carta, un poema que escribas,
por un cuadro que pintes, un cortometraje que filmes,
no se te va a acabar la creatividad o cosas de qué hablar.

Será increíble voltear atrás,
ver acumulado el arte que has creado y su evolución.

Serás tu propia fuente de motivación,
se te volverá un hábito encontrarte con la inspiración,
del diario observar y escuchar, sobrarán motivos para vivir e inmortalizar.

No esperes la obra de arte perfecta hoy,
Puede que mañana sí exista, o no.
Sea como sea,
satisface la necesidad de expresarte.

Ríete de tus obras de arte con el paso de los meses,
pero no te lamentes por las que jamás existieron.