Te hace falta tener hambre
para hacer las cosas
con un nivel de esfuerzo
y compromiso sobrehumano.

Ya reconociste
lo que necesitas y lo que quieres,
ahora tú única opción es trabajar.

Deliberadamente,
decide a qué le dedicas
tu tiempo, atención y energía.

Vuélvete un artesano.
Todo lo demás son excusas y pretextos.