¿Eres de los que tienen una canción para toda ocasión?
¿Existe algún momento en el día en el que puedas estar sin escuchar música?
¿Cantas a todo pulmón la canción que sale en la radio y hasta llegas a convertirte en músico tocando instrumentos al aire?

Para la gran mayoría de nosotros, nuestra vida gira en torno a la música. Teniendo altibajos como ella y por ende, aplicando para cualquier momento, sentimiento o emoción.

¿Cuál es el resultado?

Llegamos a tener un repertorio de canciones que nos define y reproducimos a lo largo de nuestra vida, continuamente complementándose y estando para nosotros cuando lo requerimos. Está repleto de rolas disfrazadas de recuerdos, sensaciones, viajes al pasado y al futuro, bastando sólo unos minutos para surtir efecto.

Alguna vez leí una frase que decía: "La música que escucha una persona te dice mucho sobre ella." Confieso que podría armar mi propia biografía con base a canciones. Hay tantas con las que me he sentido identificado, que me han guiado a ser lo que soy hoy en día y que hasta me han invitado a la acción. Todas ellas llegaron a mi por recomendaciones de amigos, la radio, Youtube o Spotify y se quedaron para no irse nunca más, siendo adoptadas de por vida.

A este gran repertorio decidí bautizarlo como:

Soundtrack de Vida.

El cual se ha ido formado con el paso de los años. Cada vez crece más y más, y sé que jamás dejará de hacerlo. La mayoría de las canciones las voy añadiendo por lo que estoy pasando o sintiendo y veo una lección latente en ellas que me llevan a reflexionar. En otras ocasiones, desempolvo una canción que tenía años sin escucharla e inmediatamente la asocio con algo particular de mi vida y se agrega automáticamente a la colección.

Como te decía, cada uno de nosotros los tenemos y está compuesto por una lista de canciones que, sin importar el género musical o época a la que pertenezcan:

  • Te marcaron el alma
    Existió un antes y un después de haberlas escuchado. Dejaron huella en ti. Agradeces que se haya dado la casualidad o causalidad de que haya llegado a ti esa canción justo en ese preciso momento.
  • Están contigo siempre, en las buenas y en las malas
    Como bien dice la frase: "Cuando estás feliz escuchas música, cuando estás triste entiendes la letra." Cuántas veces no andamos cantando canciones de desamor con todo el despecho y furor del mundo aunque no sea nuestra situación sentimental, pero cuando ésta cambia y nos rompieron el corazón, una de dos: las cambiamos apenas la reconocemos o andamos cantándola a todo pulmón con el corazón en la mano.
  • Te ayudan a liberar sentimientos o emociones
    Allá afuera no sólo hay canciones de amor y desamor, son de las más populares y comerciales, de eso no hay ninguna duda, pero existen aquellas que le cantan; por un lado a los miedos, a los demonios, a las adicciones; y por el otro, a la propia vida, a la amistad, a la familia, entre un sin número de temas, con los cuales te puedes desahogar completamente y liberar toda esa energía o carga que llevas en ti.
  • Te recuerdan a una persona
    Sea tu compañero, amigo, familiar, novia. Ya sea porque te la hayan dedicado, porque asocias algún momento vivido con ella o porque es de su gusto/preferencia. Independientemente de si ya no está contigo, una sonrisa se dibujará en tu rostro por los buenos tiempos vividos junto a ella.
  • Se convierten en un himno
    Es muy común que digamos "Esa canción la escribieron para mí". Nos llegamos a identificar de tal manera con ella que se vuelve parte de nosotros, ya sea por una situación por la que atravesamos o simplemente, nos describe exactamente como somos. Llegamos casi al punto en que se vuelve parte de nuestra carta de presentación.
  • Te transportan a un momento especial
    Bendita música que es capaz de llevarte al pasado y revivir momentos en cuestión de segundos y qué decir de los viajes al futuro, donde podemos crear escenarios y situaciones perfectas. No haciendo menos a esas canciones que te hacen disfrutar del presente.
  • Te enchinan la piel
    ¿Te ha tocado que cuando escuchas alguna canción de inmediato te recorre esa sensación ya sea por la tremenda voz del artista, mensaje o historia de la misma? En lo personal, hay ciertas canciones que siempre que las escucho se me pone la piel de gallina.

Todas y cada una de esas canciones están listas para ser reproducidas las veces que sea necesario. No importa si la pones todo el día, toda la semana o todo el mes, es completamente tuya.

¿Cuál es nuestra tarea? ¡No dejar de compartir canciones! Si sabes de alguna que pudiera resultarle útil a alguien, házsela llegar. Hay que aprovechar el poder del internet y hacer que más gente las conozca, se identifique con ella y termine adoptándolas igual que nosotros.