Tal vez, todo se reduce a que seas mejor que tú mismo en todos los sentidos:

Mejor persona de lo que ya eres.
Mejor hijo de lo que ya eres.
Mejor hermano de lo que ya eres.
Mejor padre de lo que ya eres.
Mejor novio de lo que ya eres.
Mejor esposo de lo que ya eres.
Mejor compañero de lo que ya eres.
Mejor amigo de lo que ya eres.
Mejor profesionista de lo que ya eres.
...

Cualquier rol que tengas a lo largo de tu vida entra aquí, en esta lista interminable.

De esta forma, te vuelves tu propio parámetro y estás consciente de que nadie puede ser mejor que tú, salvo tu mismo, y que nadie es peor que tú, salvo tu mismo.

Tal vez, no podamos llegar a ser los mejores del mundo, pero sí podemos llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos.